Luces de Bohemia

de Ramón del Valle-Inclán

 

 LA ESTÉTICA ESPERPÉNTICA

sus principales manifestaciones y sus recursos más notables

 

 Livia Rocca

IV liceo scientifico E.Amaldi

año 98-99

Lit. Española

 INTRODUCCIÓN

EL AUTOR

Ramón María de Valle-Inclán ( o Ramón Valle Peña) nace en Villanueva de Arosa en 1866. Su carrera empieza con los estudios de Derecho que pronto deja para seguir su espíritu aventurero marchándose así a México. A su regreso 1893 empieza en Madrid una vida bohemia que le procura, junto a la actividad artística, una fama en continuo crecimiento .

En 1907 se casa con Josefina Blanco y tiene una hija; Valle-Inclán trabaja en 1916 para los franceses en la guerra, ese mismo año enseña en la cátedra de Estética en la escuela de Bellas Artes en Madrid, muy pronto deja este empleo para dedicarse completamente a la literatura. En 1933 se separa de su mujer , su salud empeora y tras ser nombrado por la República director de la Academia Española en Roma, se retira en Santiago de Compostela (1935) y en el enero ’36 muere.

 

GESTACIÓN DE LA OBRA

Luces de Bohemia fue publicado en 1920, tras años de elaboración, en la revista "España" ; en 1924 apareció bajo forma de libro y con importantes cambios: se añadieron las escenas II, VI, XI junto a otras variantes a lo largo de la obra. Los años precedentes al 1920 fueron muy importantes para el autor, su estética e ideología iban evolucionando influenzadas por las transformaciones sociales y políticas de la época que dieron lugar al esperpento Valle lo plasmó en "Luces de bohemia" : una crítica feroz de España y de los españoles.

Analicemos ahora el concepto de esperpento.

EL ESPERPENTO

ESCENA XII

En esta escena el protagonista Máximo Estrella delinea el significado del esperpento a su compañero Don Latino de Hispalis. " M: La tragedia nuestra no es tragedia. L: ¡Pues algo será! M: El esperpento." Tras estas afirmaciones entendemos que el esperpento es un género literario, no puede ser tragedia porque es demasiado noble para reflejar España: "una deformación grotesca de Europa" y donde "¡es un delito el talento!", de ahí la necesidad de encontrar un género que encaje con la perspectiva española ("El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada"). El término esperpento procede del habla popular y significa feo, ridículo...utilizado en el teatro designa la inversión de las normas clásicas ("Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento", "Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas", "Mi estética actual es trasformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas")para dejar espacio a lo grotesco y a lo deformado, como ya había demostrado Goya que, según Valle-Inclán, fue el padre del esperpentismo en pintura (fig.1,2,3).

Las tres normas clásicas de unidad de tiempo acción y de lugar son reflejadas en el espejo cóncavo de la calle del Gato y adquieren con Valle unas características peculiares. La unidad de acción es la más coherente a los cánones clásicos porque la historia es una y se desarrolla al rededor del vagabundear de Max Estrella; transcurre todo a lo largo de una noche sin embargo, debido a los muchos anacronismos, cuesta situarse en una determinada fecha ; a este propósito son significantes algunos datos que confirman el anacronismo de la obra: la referencia a Don Jaime de Borbón son anteriores al 1910, a la Revolución Rusa se sitúa posteriormente a 1917, a Galdós que había muerto en 1920, mientras Rubén Darío, que es un personaje en la obra, falleció en 1916. El escenario de "Luces de bohemia" es una Madrid de principio de siglo; observado desde esta perspectiva parece que la unidad de lugar exista en la obra, sin embargo el viaje de los dos personajes es acompañado de distintos escenarios, la calle, la cárcel, la casa de Max, la taberna, el cementerio... desatados unos de los otros y citados en las acotaciones con descripciones erméticas, esenciales donde los toques expresionistas son evidentes (de esto se hablará más adelante).

LOS PERSONAJES

La ruptura de las normas teatrales acompaña un cambio en la visión de la realidad y por lo tanto del teatro; existen tres formas de observar el mundo : de rodillas, en pie o levantado en el aire. Si estas de rodillas ves la realidad desde abajo y te parece colosal y los personajes imponentes, este punto de vista explica las obras clásicas, tragedia, epopeya, cantar de gestas...donde los protagonistas eran todos héroes; si observamos de pie lo que nos rodea todo estará a nuestra misma altura y también el teatro presentará los protagonistas como compañeros parecidos a nosotros, es el caso de Shakespeare. Si estamos elevados en el aire veremos todos desde arriba, todo será pequeño e insignificante; es desde este punto de vista que se mueve Valle-Inclán, los personajes sometidos a este tipo de observación esperpéntica, por que representa sin duda una deformación, son como muñecos o peleles. Algunos fragmentos como "Dario de Gadex, Clarinito y Pérez, arrimados a la pared, son tres fúnebres fantoches en hilera" o "En la fila de fantoches pegados a la pared queda un hueco lleno de sugestiones" o "Don Latino guiña el ojo, tuerce la jeta y desmaya los brazos haciendo el pelele" justifican lo anteriormente dicho : los personajes de la obra, más de cincuenta, son, en mayoría, unos fantoches que animan la tragedia. En esta chusma de individuos es necesario extraer algunas figuras. En primer lugar encontramos el protagonista Máximo Estrella, poeta ciego y representación de la primera bohemia que, como España, había sufrido una degradación trasformándose en bohemia "golfante" (de interés es la ironía y sarcasmo con la que habla del Modernismo "La Buñolería entreabre su puerta y del antro apestoso de aceite van saliendo deshilados, uno a uno, en fila india, los Epígonos del Parnaso Modernista" donde Buñolería representa el lugar de reunión y con aceite podría aludir a las "parafernalias" modernistas). La figura de Max está inspirada a la de Alejandro Sawa el "bohemio" por excelencia que ya había sido inmortalizado en Villasús, un personaje del "Arbol de la ciencia" de Pío Baroja. Max es una de las pocas figuras nobles en la obra, aunque ciego es el único que ve la realidad tal como es su crítica es poderosa ("¿Mateo, dónde está la bomba que destripe el terrón maldito de España?", "Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España"); a su furia se acerca una fuerte sensibilidad y humanidad como en el dialogo con el preso: "P: Van a matarme... ¿Qué dirá mañana esa Prensa canalla? M: Lo que le manden. P:¿ Está usted llorando? M: De impotencia y de rabia. Abracémonos hermano" o en el diálogo con la joven Lunares o con la madre que ha perdido el hijo. De contrapunto a Max , que a pesar de sus defectos es cociente de la realidad y de su realidad, encontramos Don Latino deformación de la bohemia: sin escrúpulos, falso, insensible. Este acompaña el poeta ciego durante toda una noche: una bajada al inframundo parecida a la de Dante (Max) y Virgilio (Don Latino) claro está que si Virgilio representaba la sabiduría Don Latino la pedantería mas degradada ( en la escena XI tras el encuentro con la madre del niño muerto Don Latino reacciona de esta forma: "M: ¡Jamás oí voz con esa cólera trágica! L: Hay mucho de teatro" ). Alrededor de estas figuras, muy parecidas, por cierto, a las de la imagen 1, giran en un movimiento vertiginoso otras formando un coro de caricaturas representado por burgueses que intentan mantener el orden como el retirado, el tabernero, el librero Zaratustra, policías como los guardias y el capitán Pitito, artistas más bien pedantes como la pandilla modernista, personajes populares como la Lunares o el rey De Portugal, Este entorno da a "Luces de Bohemia" la conformación típica de un teatro de títeres.

Siguiendo la matemática del espejo cóncavo los personajes adquieren raros linajes, lo humano se convierte en cosa o animal aportando así al esperpento un gran espacio de desarrollo. El ejemplo más claro de animalización es el de Don Latino: el perro de Max Estrella (escena VIII "M: Seguramente que me espera en la puerta mi perro. U: Quien le espera a usted es un sujeto de edad, en la antesala. M: Don Latino de Hispalis: mi perro.", escena II "Don Latino interviene con ese matiz del perro cobarde que ad su ladrido entre las piernas del dueño"); son las figuras populares a tener más relieve en la transformación animalesca puede por su stereotipación y vivacidad, es muy importante la escena II "En la cueva hacen tertulia el gato, el loro, el can y el librero", a esta afirmación sigue la traducción onomatopéyica de las voces de los tres animales: "¡Fu!", "¡Guau!", "¡Viva España!"; otro ejemplo se halla en designar los artos, tanto superiores como inferiores, con términos como "La Pisa Bien se apresura a hecharle la zarpa" o "Y en el ritmo de las frases, desfila con su pata coja Papá Verlaine". A lo que concierne la cosificación lo más impactante es la continua referencia a sombras o bultos "Máximo Estrella y Don Latino de Híspalis, sombras en las sombras de un rincón", "L: ¡Calla mala sombra!", "Repartidos por las sillas del paseo, yacen algunos bultos durmientes.", "Las sombras negras de los sepultureros se acercan"; todos estos ejemplos se encuentran en las acotaciones que analizaremos a continuación hablando del nivel formal imprescindible para el esperpento.

 

NIVEL FORMAL

 

LAS ACOTACIONES

Anteriormente hemos hablado brevemente de las acotaciones, es decir, partes en prosa donde el autor hace referencia a los personajes y a sus actitudes. En "Luces de Bohemia" estas partes desempeñan una función literaria importante, las descripciones de los personajes, todas en un estilo nominal, son muy particulares, proceden a rápidas y desenlazadas pinceladas, véase por ejemplo: "La niña Pisa Bien, despintada, pingona, marchita, se materializa bajo un farol con su pregón de golfa madrileña", "Enriqueta La Pisa Bien, una mozuela golfa, revenida de un ojo, periodista y florista, levantaba el cortinillo de verde sarga, sobre su endrina cabeza, adornada de peines gitanes" en las acotaciones se presenta esta caricatura de personaje o "Dorio de Gadex, feo, burlesco y chepudo abre los brazos, que son como alones sin plumas en el claro lunero" donde se evidencia la muñequización y la animalización del personaje y además aparece un rasgo típico de las acotaciones, la luz. La luz es parte de la matemática esperpéntica de hecho es la principal fuente de deformación ya que causa la sombra. La iluminación en la obra es poca sin embargo presente desde el principio donde es más fuerte "Hora crepuscolar.... guardillón lleno de sol", "la guardilla queda en una penumbra rayada de sol ponente"; a lo largo de la obra causa deformidad " Media cara en reflejo y media en sombra. Parece que la nariz se le dobla sobre una oreja", "Zaguán oscuro con mesas y banquillos", "Las sombras negras de los Sepultureros - al hombro las alzadas lucientes- se acercan por la calle de tumbas" Si al principio la luz daba aún la sensación de calor (vida) al final "La luz de la tarde sobre los muros de lápidas tiene una aridez agresiva" se acerca más a la frialdad de la muerte. Este particular uso de la luz está presente en algunas obras de Goya (fig. 2) donde la luz está presente pero no ilumina sólo deforma.

Importantísima es la adjetivación y los sustantivos en las acotaciones que, gracias a la superposición de imágenes pertenecientes a campos semánticos opuestos y disonantes crean combinaciones esperpénticas como sinestesias "Aire de cueva y olor frío de tabaco rancio", "Epico rugido del mar", "gritos internacionales", "en los ojos tristes un vidriado triste", "Mala sombra", sinécdoques que describen a los personajes sólo por sus rasgos más particulares ridiculizándolos mayormente "Chalinas flotantes, pipas apagadas, románticas greñas", "Hongos garrotes, cuellos de celuloide, grandes sortijas, lunares rizosos y flamencos", "La cabeza desnuda, humorista y lunático, irrumpe Max", "pipas, chalinas y melenas del modernismo", "Zaratustra- la cara de tocino rancio y la bufanda de verde serpiente". Un lugar importante mantienen las comparaciones "los tres visitantes, reunidos como tres pájaros en una rama, ilusionados y tristes" en esta por ejemplo se aporta un ejemplo más de animalización y de extravagante adjetivación, también aquí "los pecadores se achicharran como boquerones" o " Los obreros se reproducen populosamente, de un modo comparable a las moscas. En cambio los patronos, como los elefantes, como todas las bestias poderosas" o "¡Parece usted un chivo loco!".

Debiendo analizar el esperpento el campo semántico más interesante es el del grotesco y macabro visibles también en las obras de Goya: como adjetivos tenemos grotesco, barroca, negro\a, infernal, ronco, alocada, feo, lóbrega... como sustantivos cueva, cementerio, muerte, suicidio, fantasma, espectro, mano de marfil... como verbos arañar, arrancar..."¡Cráneo privilegiado!" es una exclamación compuesta por una sinécdoque particularmente cruda pronunciada por un borracho y probablemente dirigida a Max Estrella, parece como si sólo este, un borracho, hubiera entendido la suerte del poeta al no formar parte del coro de la obra y de haber visto mejor de los videntes, la realidad... vuelve de este modo el esperpento.

 

EL LENGUAJE

El lenguaje es la pieza capital de la obra y soporte del esperpento. Valle-Inclán depura el esperpento de todo vulgarismo intencionado presentándonos el arrabal madrileño, gitanismos, frases hechas, cultismos, lengua popular... todas estas distintas hablas se mezclan engendrando la deformación del lenguaje. Presentemos ahora algunos ejemplos de cada jerga:

arrabal madrileño: "colgar" en vez de empeñar, "dar pan de higos", "beber sin dejar cortinas", el uso de sus en lugar del pronombre personal os, "tintas" en cambio de vasos de vino, "hago la jarra" para decir invitar, abreviaciones como "Latí"," poli", "propi" ...

palabras gitanas: "mangue" es decir "mi, conmigo", "pirante", "mulé" matado, "Lila" o sea tonto, "parné" el dinero..

cultismos y arcaísmos: "por veces" en vez de a veces, "eironeia" , "salutem plurimam", "Sermo vulgaris " son muchas las citas literarias "Hugo", "Goya", "Quintero", mitológicas "Minerva", "Morfeo" e históricas "Isabel", "Lenin", "Revolución"...

términos extranjeros: "Madame", "Snt James Squart"...

La vivacidad del lenguaje se une al coro y alimenta esa espiral creciente del esperpento.

 

OBSERVACIÓN

La visión del teatro de Valle-Inclán, "desde arriba", empequeñece los personajes, mientras la visión clásica, "desde abajo", ensalza las figuras. En las dos visiones se crea una deformidad que mientras en una genera el esperpento en la otra héroes. De esta manera se demuestra como en lo bello esté presente una deformación ( lo feo es parte de lo bello, como sostenía Bodei) y como el hombre se sienta atraído por lo desconocido y lo diferente (ej. Fosca de Igino Ugo Tarchetti ), intente analizarlo, como hace Valle-Inclán, buscando en las sombras, encontrando sin embargo muy poco (este mismo proceso mental se puede aplicar a las fig. 1,2,3)